Es tiempo de poda: la importancia de una labor invernal que repercutirá en la siguiente temporada

Es tiempo de poda: la importancia de una labor invernal que repercutirá en la siguiente temporada


El principal objetivo de la poda es lograr un equilibrio entre el crecimiento vegatativo y productivo.


Si bien estamos en plena época invernal, periodo en el cual las plantas de cerezo se encuentran viviendo su periodo de más profunda latencia, existe una serie de labores que son fundamentales llevar a cabo durante la dormancia de las plantas. Entre ellas, la poda de renovación y la regulación de carga son indispensables, ya sea para huertos nuevos o aquellos que ya son productivos, incluso predios con plantas envejecidas.

¿Cuál es el principal objetivo de estas dos importantes prácticas agronómicas? Reducir la carga frutal y renovar estructuras reproductivas anualmente, lo que permitirá controlar un exceso de fruta que podría ser perjudicial, tanto para la planta, como para la calidad y calibre de los frutos, como también un deterioro temprano de la productividad de los huertos.

Sin embargo, a la hora de ejecutar estas labores es de suma importancia contar con una acabada información técnica sobre los huertos a intervenir; datos climáticos, la condición sanitaria del huerto, nivel de carga productiva de la temporada, entre otros factores, serán determinantes a la hora de definir cómo podar, cuáles serán los efectos esperados de esta labor, y el impacto en la productividad o desarrollo del nuevo proyecto, en el caso de huertos nuevos.

Teniendo claro lo anterior y llevando a cabo una correcta poda invernal, es posible renovar estructuras reproductivas, regular la carga frutal, mantener y mejorar el vigor de las plantas y optimizar la entrada de luz, alcanzando una adecuada distribución de ésta al interior de la copa de los cerezos.

Siempre es necesario considerar que esta labor debe ejecutarse idealmente alejada de un período de heladas, debido a que las “heridas” dejadas por la poda misma no cicatrizan de inmediato y esto, ante un evento de temperaturas inferiores a -0,5 grados por más de una hora, podría tener efectos adversos, tales como como pudriciones, etc., especialmente si no se hacen tratamientos fitosanitarios y las heridas de poda afectan a las ramas principales del árbol.

Huertos adultos v/s huertos jóvenes

Mientras en huertos nuevos la poda invernal tiene como objetivo otorgar una estructura equilibrada y óptima de las plantas, pensando en la productividad futura de esos nuevos proyectos, y apuntando, por cierto, a que ésta sea lo más óptima posible, en los huertos adultos el afán de esta labor puede variar.

No hay que olvidar que el principal objetivo de la poda es lograr un equilibrio entre el crecimiento vegatativo y productivo, incluso en huertos envejecidos, donde se ha comprobado que una poda intensa en época invernal en este tipo de plantas, permite la renovación de las mismas.

Según ha podido corroborar Avium SpA., eliminar sistemáticamente todas las ramas de uno de los lados de la planta ha tenido excelentes resultados. Se trata de una poda intensa en una de las caras del árbol, de manera no selectiva, dejando una especie de “tacos” de ramas, de aproximadamente 30 centímetros de longitud; mientras, que en el otro sector se debe realizar una poda suave, eliminado sólo las estructuras inservibles y más vigorosas
(chupones).

Esta poda intensa tiene como objetivo que cada vez que se elimine una rama, exista una respuesta de renovación de ésta, de al menos 60 centímetros, lo que permitirá proyectarla como una nueva rama productiva a futuro.

En el caso de huertos pobres de estructura, con reducida oferta de centros frutales y potenciales productivos escasos, esta estrategia permite renovar rápidamente la oferta de ramas y, en consecuencia, poder mejorar los centros frutales y potencial productivo.

Las labores de poda invernales, o poda de dormancia, deben realizarse desde iniciado este periodo de latencia, marcado por el 50 por ciento de hoja caída (hoja amarilla=hoja caída) y hasta la aparición de la primera flor, estimada para los primeros días de septiembre; siempre se deben considerar las condiciones de los huertos, para evitar que el remedio pueda ser peor que la enfermedad.

Compartir

Noticias Relacionadas

CUPERDEM producido por Asfertglobal en Portugal y distribuido por ATSA Chile es una solución orgánica...
Viveros El Tambo, uno de los viveros socios de ANA Chile®, participó en los días de campo realizados en diferentes regiones.
Compartir

Otras noticias

CUPERDEM producido por Asfertglobal en Portugal y distribuido por ATSA Chile es una solución orgánica...
Viveros El Tambo, uno de los viveros socios de ANA Chile®, participó en los días de campo realizados en diferentes regiones.
San Jorge Packaging, líder en soluciones de packaging, participará en dos eventos de gran relevancia...
AgroFresh dirá presente en la 1ª edición de Fruit Attraction en São Paulo, del 16 al 18 de abril.