Análisis de fertilidad de yemas: Potencial de floración y el impacto en la regulación de carga y el potencial productivo

Análisis de fertilidad de yemas: Potencial de floración y el impacto en la regulación de carga y el potencial productivo

Por Carlos Tapia - Director Técnico Avium; Bruno Tapia - Coordinador Asesorías Avium; Ricardo Rojas - Asesor Técnico Avium; Emilio Martínez - Líder I+D Avium.

El análisis de yemas es ampliamente conocido por la información que entrega en función del número de yemas por dardo, número de primordios florales por yema dañados y sanos por dardo, siendo éste último el de mayor importancia, puesto que el 90%  de los primordios dañados ocurre a inicio de la entrada en dormancia, donde este daño está asociado principalmente  a una mala lignificación de los centros florales y/o mala formación de brácteas; ¿por qué se producen estos daños? principalmente por frío, por lo tanto eventos de  heladas a fines de abril o  principios de mayo son las principales causantes de este daño, esto debido a que las plantas durante esta fecha están avanzando en su proceso de lignificación  y de cubrimiento de brácteas en sus estructuras florales.

Dicho lo anterior, con el correr de las temporadas ha ido tomando mayor protagonismo el análisis  de yema como una herramienta importante en la toma de decisiones técnicas anticipadas, buscando reducir la incertidumbre con el potencial de floración de cada huerto, siendo uno de los factores que entran en juego para definir una correcta ecuación productiva. También es una herramienta en donde se puede ir construyendo historial del huerto de cada temporada, produciendo una importante base de datos que se puede analizar y así proyectar medidas que vayan en la línea de entender la oferta floral para cada situación.

Potencial productivo:

Ante un escenario de bajo potencial de floración, es decir menor a 15 flores por centro frutal (CF), se debe abordar de manera conservadora, donde la primera etapa en la regulación de carga es la poda, donde además  se deben tomar precauciones para asegurar la viabilidad de las flores o su posterior cuaja, logrando la retención de frutos mediante la utilización de algún regulador de crecimiento.

Para el caso de poseer rangos altos y excesivos, hay que preocuparse ante una buena acumulación de horas frío, una primavera con temperaturas y condiciones favorables para la polinización y la fecundación,  lo cual se podría traducir en una eventual cuaja alta, por lo que se podría requerir definir una estrategia conjunta de poda, raleo de yemas temprano y/o de frutos si se ve la necesidad en este último terminando 30 días después de plena flor.

Sin duda en el cálculo del potencial productivo de un huerto, además de las consideraciones descritas en cuanto al número  de flores sanas por centro frutal, también está asociado al porcentaje de cuaja de cada variedad, y que en si misma al evaluar este factor se pueden tener distintas cifras, además al sumar la combinación variedad/portainjerto, zonas climáticas, condición fitosanitaria y homogeneidad del huerto, entre variados factores que se deben tener en consideración para un asertivo manejo a la hora de realizar los manejos en base a estos números.

Este análisis de carga se hace más importante considerando que de acuerdo con la evidencia productiva de los últimos años de producción en Chile, considerando los kilos por há producidos en huertos de 4 y más años  a nivel nacional como promedio (datos internos no publicados), indica que existe un patrón de producción que se ha ido marcando, en donde se puede visualizar un año de alta producción y los posteriores 2 años de menor productividad, siempre siendo el año que sigue al del año de alta producción el más bajo respecto al año siguiente. Entendiendo este patrón, y eventualmente con fertilidades que podrían ser más altas esta temporada 2023-24 respecto a las dos últimas, este año podría tener gran importancia la labor de poda con el objetivo de regulador de carga, siendo el que puede generar un impacto importante en cuanto a la calidad y condición del producto, como así también a el control de costos respecto a las labores que podrían verse involucradas posteriormente para obtener una máxima en la producción del cultivo.

Poda

A pesar de que podría ser de formación, renovación y mantención del sistema de conducción, nos centraremos en la de producción tomándola como la herramienta más efectiva y económica para tempranamente ajustar la carga frutal potencial. Este es método más efectivo para la regulación de carga, ya que en base a la cantidad de centros frutales por há o centros frutales por planta se puede decidir la intensidad de ésta.

De acuerdo a lo mencionado anteriormente, y que en la medida que los análisis de fertilidad de yemas en cerezos (AdYC) en esta temporada indiquen que pueda ser un año de una alta carga, esta labor se posiciona como la más atractiva para la industria y que de acuerdo al material reproductivo que se tengan en cada huerto (dardos y ramillas), la intensidad de poda puede derivar en una estrategia de poda más fuerte.

Ante este escenario de debe tener las precauciones de obtener una adecuada relación de vigor/productividad, en el sentido de que podría haber una mayor expresión vegetativa con este tipo de poda “fuerte”, podría observarse un crecimiento excesivo de brotes lo que alteraría la condición de la fruta en cuanto a su condición y calidad dado al efecto de sumidero de esta estructura. 

Raleo de yemas

También conocido como “raleo chino”, es la eliminación de yemas florales del dardo, con el objetivo reducir la carga frutal de manera temprana en la temporada, donde su principal objetivo es mejorar el calibre de la fruta, aunque también es la mejor estrategia para asegurar el equilibrio vegetativo de la planta e incluso el modelo más seguro para recuperar plantas estresadas y en un círculo vicioso de debilidad permanente. 

Esta estrategia si bien es costosa, si se considera como primer filtro de regulación de carga la poda, aun así es una labor que sin duda se debe realizar cuando los potenciales productivos son muy altos respecto a la condición de cada huerto, en donde se obtienen beneficios importantes en cuanto a la condición y calidad de la fruta , siendo en este último punto el calibre como el atributo más importante para la industria. 

Extinción de dardos

Si bien en otras especies la eliminación o extinción de centros frutales es una práctica común y exitosa para la regulación de carga, en cerezos la extinción de dardos pasa a ser un error garrafal al momento de definir las estrategias de raleo o regulación de carga si no es acompañado de un análisis en terreno definiendo la real necesidad. Esto puesto que el dardo propiamente tal es la estructura frutal renovable año tras año, ya que contiene al menos y comúnmente una yema vegetativa la que se encarga de generar hojas, y en sus axilas alojar nuevas yemas florales todas las próximas temporadas, y es por esta razón que la eliminación de un dardo es la pérdida irreversible de un punto de fructificación. Bajo el análisis del comportamiento del dardo en el cerezo es que sólo se justifica realizar ésta labor de extinción de dardos cuando se desea eliminar una sección de anillo de cambio de año a cambio de realizar un recorte o rebaje en esta zona o también y en situaciones muy especiales donde se encuentran 2 o más dardos en un solo centro frutal, generalmente encontrado en huertos con un alto potencial de floración, portainjertos débiles y variedades de alta cuaja.

Investigaciones desarrolladas en Chile en el pasado (Cuadro 1), han demostrado que estas estrategia de regulacion de carga son exitosas.

El cuadro 1 siguiente muestra las producciones y tamaño de frutos, ilustrando que todos los tipos de raleo fueron eficaces en estos huertos de bastante fructificidad. En éste se observa que el raleo de yemas fue el más eficaz, pero que el más retardado raleo de frutos también fue eficaz en recuperación de calibre de estos árboles con sobre carga.

Cuadro 1. Resultados productivos (kg/há y kg/ASTT) y peso promedio de frutos (g) para cada tratamiento de raleo en los cvs. Lapins y Sweetheart. Kulzcewski y Tapia 2021.

Se debe  tener en consideración que esta herramienta  debe ser utilizada  con criterio dependiendo de la combinación portainjerto/variedad principalmente, ya que un potencial de floración excesivo de acuerdo a la infografía para variedades autoincompatibles como Regina y Kordia no tiene la misma interpretación en la práctica para regular la carga con poda o raleo fuerte, en cambio al compararlo con una variedad autofértil como Lapins, si se debe podar fuerte y realizar un raleo de yema.

Un ajuste de carga temprano ya sea con poda y/o raleo, según sea la necesidad determinada, serán las mejores herramientas para lograr el objetivo de alcanzar una curva de calibre de la fruta, donde la sumatoria desde 28 mm hacia arriba sea al menos el 70%. Es sabido que mientras más sea la distancia entre el ajuste de carga a plena flor, mayor será su incidencia en el calibre y sólidos soluble, los cuales se podrán observar a cosecha, siendo el calibre el de mayor importancia comercial, como se ha podido observar en las últimas temporadas de exportación y retornos a productor.

La utilización de técnicas de regulación de carga está dada principalmente por los antecedentes que nos aporta el AdYC para cada combinación variedad/portainjerto, estado vegetativo, condición sanitaria, entre otros factores, en donde la no realización de esta acción es mucho más costosa cuando el huerto lo amerita. 

Compartir

Noticias Relacionadas

Actualizado al 13 de mayo.
“La collera perfecta para las heladas”, que presenta Vadpagro, está conformada por AGROS-3, que es...
Compartir

Otras noticias

Actualizado al 13 de mayo.
“La collera perfecta para las heladas”, que presenta Vadpagro, está conformada por AGROS-3, que es...
Bioamerica, líder en soluciones agrícolas innovadoras, celebró un evento en el Hotel Villa El Descanso...
¡No te pierdas el estreno!
El pasado 25 de abril se celebró en el centro Centro de Eventos Monticello (Santiago, Chile) el evento más importante del sector de la cereza. Durante la jornada se compartió la información sobre las variables que inciden en el crecimiento y desarrollo global del sector, y se organizaron charlas de destacados exponentes internacionales. TOMRA Food no quiso perderse el evento y asistió al encuentro bajo el lema “Transformando la recuperación de recursos” (“Transforming Resource Recovery”. Representado a la compañía se encontraban Klaus Erdmann, jefe de ventas regional, Benedetta Ricci Iamino, directora del segmento global de cerezas y hortalizas procesadas y Ariel Torres, jefe de ventas de Chile para TOMRA Food.