El rol protagónico de las mujeres en la industria de la cereza

El rol protagónico de las mujeres en la industria de la cereza

Día Internacional de la Mujer

Cada 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer y en esta ocasión Smartcherry escogió a un grupo de mujeres que realizan diferentes labores en la industria cerecera para, a través de ellas, homenajear a todas quienes se desempeñan en este rubro.


Hablar de cerezas es hablar de campo, de madrugadas, de trabajo técnico de excelencia, de packings, logística, de exportaciones, de análisis de mercado y mucho más. Detrás de todas estas labores existen diferentes personas que las realizan, entre ellas un grupo importante de mujeres; algunas viven en el anonimato, otras por su rol son más conocidas e incluso referentes de la industria. Hoy conoceremos sus historias, todas muy distintas, pero igual de importantes.

Angelina Arévalo – Cosechera

Angelina Arévalo – Trabaja hace más de 12 años en la cereza.

Angelina tiene 30 años, tiene 2 hijas y vive junto a su pareja en la localidad de El Yacal, comuna de Molina. Hace más de 12 años trabaja como cosechera de cerezas. Es parte fundamental de la cadena de producción, su trabajo, junto al de otras tantas mujeres, permiten la recolección de la cereza cada temporada.

“Partí cuando aún era menor de edad, empecé a trabajar porque quería comprarme mis cosas; trabajaba en las vacaciones de verano, iba a seleccionar, de repente a cosechar, cosas así… claro que no ganaba lo mismo que ahora”.

La reciente temporada trabajó en un huerto en Romeral, lo que le implicó madrugar para llegar hasta la vecina comuna a desarrollar su labor como temporera.

“Me siento orgullosa, me encanta cosechar cerezas, es la temporada que más aprovecho de juntar platita”.

“Voy donde esté mejor, siempre buscamos los lugares que estén mejores, como no tan lejos tampoco, porque casi siempre nos vamos en autos particulares, nunca trabajamos en furgón; en la última temporada trabajé en Romeral“, relató Angelina.

Si bien trabaja cada temporada de cosecha, Angelina ha realizado varias otras labores en los huertos de cerezas: “El año pasado empecé a trabajar más de corrido, porque mis hijas crecieron, están más grandes, he plantado cerezos, amarrado cerezos, he realizado raleo chino, hemos puesto mondadientes para abrir los ganchos en cerezos y la cosecha”, comentó.

Angelina ya conoce a la perfección cómo hacer su trabajo; confiesa que al comienzo le costó, pero que hoy cosechar se le hace fácil y entretenido; claro que, asegura que la reciente temporada de cerezas no fue la mejor para los cosecheros.

“En realidad la cereza cosecharla es super rápido, porque si uno no va rápido no avanza nada, pero hay que sacarla sin el cargador, tratar de no echar tanta hoja, no machucarla, esas cosas con el tiempo ya se aprenden y se echa la cereza limpia dentro del capacho o la caja. Este año nos fue super mal, estuvo la cereza muy mala, lo máximo que ganamos fue entre 70-80 mil pesos diarios, más no. Trabajamos de 6:00 a 13:00 horas, máximo, porque después ya no se puede trabajar más porque a la cereza se le sale el palito“.

Respecto del rol de la mujer en la agricultura y en específico en el rubro de la cereza, Angelina destaca el aporte que realizan las mujeres en los huertos: “Yo creo que la mujer, nosotras, somos más delicadas, somos mejores para la cosecha de la cereza, yo creo que muchos fundos, muchos jefes les gusta trabajar con mujeres, por lo mismo, porque no somos de tirar las cosas al lote; me siento orgullosa, me encanta cosechar cerezas, es la temporada que más aprovecho de juntar platita”, concluyó Angelina Arévalo.

Isabel Quiroz – Cofundadora y Directora de IQonsulting

Isabel Quiroz es sin lugar a dudas un nombre que suena fuerte y claro en el rubro agrícola y también en la industria cerecera; referente del área comercial, expositora en los más importantes eventos del agro y voz oficial del anuario de cerezas de IQonsulting que, temporada tras temporada, entrega datos duros y un completo análisis de la industria cerecera nacional y mundial.

Conversamos con ella en el marco de la conmemoración del 8M, respecto de cómo ha cambiado durante los últimos años, el rol de la mujer en el rubro agrícola: “Es verdad que era un rubro muy masculinizado, sin embargo en los inicios de la historia, la agricultura fue desarrollada por mujeres, luego se masculinizó y he tenido la suerte de ver la última parte de este cambio; creo que hay dos factores importante que han incidido, por un lado el acceso a la educación superior de la mujer, algo que partió hace muchos años, nuestras pioneras fueron abriendo camino. La primera mujer que se recibió de agrónoma fue Victoria Tagle el 22 de Noviembre de 1922 y pasaron muchos años para ver a la segunda. Actualmente, la participación de las mujeres que se matriculan y que se gradúan de carreras relacionadas a la agricultura es más de 50%. Esto sucedió exactamente en 100 años y es una revolución. Ello permitió ir ocupando los espacios técnicos y profesionales, hoy no es tema  el trabajo de la mujer en el agro. Ese es el principal logro. Que no sea tema si se es hombre o mujer para un trabajo”.

“Sean ustedes mismas. Piensen en lo que las hace feliz y vayan haciendo el camino, este es un rubro hermoso. Respiren profundo y elonguen cada día, y mientras lo hacen, gocen sus logros y se mantendrá una sonrisa de placer en su rostro”.

Quiroz hizo referencia, además, a la situación actual que vive la sociedad señalando que: “La irrupción del feminismo en los últimos 50 años y la “moda” que enfrentamos actualmente en cuanto a “todos debemos ser feministas” ha traído consigo aspectos buenos y otros más comerciales”.

Destaca entre los cambios positivos la visibilización de aspectos como el trato no adecuado hacia la mujer en algunos ambientes; diferencias salariales; desigualdad frente al cuidado de los niños, entre otros: “Las mismas mujeres que nos tomamos los espacios profesionales y técnicos en el agro, tenemos que trabajar por dar mejores espacios a las mujeres en entornos de menor acceso, como el área de trabajo primario del agro, pero también en la dirección de empresas, donde hay menos mujeres trabajando“.

La Cofundadora y Directora Ejecutiva de IQonsulting también se refirió al largo camino que debió recorrer para convertirse en lo que es hoy: una mujer referente en el rubro agrícola: “Gracias por considerar que soy referente. Mi camino no tuvo ese norte si no hacer bien mi trabajo. Este camino tuvo tropiezos, tiempos difícil para sacar adelante la empresa, como la vida misma, pero no me quedé ahí y hoy siento el orgullo de haber hecho mi propio entorno laboral. El trabajo qué empecé a inventar un día tratando de hacer lo que me hacía feliz,  sin darme cuenta se transformó en una profesión. Una profesión que bauticé como “Analista de Mercados” y que ejercemos en iQonsulting“.

Isabel Quiroz señaló, además, que las mujeres son esenciales en el rubro de la cereza, no solo en el huerto, sino en toda la cadena: “Para mi, la cereza (que es femenina), es la única fruta entre las importantes de Chile, que goza de un imaginario que la eleva a la categoría de los deseos, las sensaciones, los significados. Esto vino de los chinos y ha sido una gran lección, es el relato que tenemos que trabajar en todas las frutas y no perdernos. Desde ese punto de vista, las mujeres tenemos mucho que aportar en esta industria, debemos tomar más espacios en el marketing, porque nos sale más fácil encontrar la forma de hacer explotar esas sensaciones y sentimientos en las personas que se aventuran a probar una cereza perfecta de Chile. Debemos seguir trabajando nuestro relato, los envoltorios, sus colores y formas para que se haga la magia. Es lo único que sostiene una industria así“.

Bettina Stengel: Directora Ejecutiva de la Sociedad Agrícola y Forestal Fistur

Betina es es Ingeniero Agrónomo, ha trabajado en diversas áreas relacionadas con el comercio exterior, tanto en Chile como en el extranjero, sin embargo hoy se encuentra 100 por ciento dedicada al área agrícola, en específico a la parte comercial de la producción de cerezas familiar en la zona de Yumbel, región del Biobío.

“Efectivamente el mundo agrícola es considerado un rubro más de hombres, pero debemos hacer notar que, en su base productiva, la mujer es esencial y siempre ha sido parte importantísima de la industria, eso debería estar mucho más presente. Lamentablemente en el área comercial y cargos gerenciales la participación de las mujeres es menor y, es mi percepción, no he visto un cambio sustancial en los últimos 12 años. Quizás ha habido cambios, puede ser que haya aumentado en algún porcentaje, pero sigue siendo muy bajo. Estamos aún muy sub representadas, teniendo todas las herramientas para que esto sea distinto; tenemos excelentes universidades, centros de capacitación, excelentes profesionales, una industria de primer nivel…pero falta presencia femenina en posiciones de mayor liderazgo. En mi caso, tengo la suerte de tener excelente profesionales mujeres trabajando en nuestro equipo, lo que es un lujo“.

Bettina actualmente es Directora Ejecutiva de la Sociedad Agrícola y Forestal Fistur, previo a ello trabajó como agregada comercial de ProChile en Alemania, entre otras actividades que le han permitido estar ligadas al rubro cerecero.

“Yo he recorrido un camino poco tradicional, viviendo mucho tiempo en el extranjero y trabajando en otras industrias, pero teniendo siempre como interés principal el comercio exterior, la internacionalización y un fuerte foco en la agroindustria; siempre he trabajar de igual a igual, respetando las diferencias que tenemos entre mujeres y hombres y complementando lo que aporta cada uno para maximizar el resultado y potenciar así los diferentes trabajos. Hoy nuevamente estoy 100% dedicada a la industria agrícola, muy contenta de poder aplicar mi experiencia en nuestra empresa familiar, haciendo muchas cosas entretenidas, pero siempre manteniendo el foco en la calidad del producto y servicio. Además, ponemos mucha energía en avanzar hacia modelos de negocios más sostenibles, desde la producción, pasando por logística y llegando al consumidor final. Creo que en todo este proceso es clave una mayor integración de la mujer, porque aportamos una mirada distinta y aportamos entonces desde otra perspectiva al desarrollo de estas iniciativas”.

“Somos parte de una industria fundamental para el mundo, tenemos todas las capacidades para ser líderes; miremos siempre para adelante, con respeto, seguridad y empatía. Sigamos haciendo crecer este rubro, aportando nuestra mirada y trabajo en hacer crecer la agroindustria de la manera más sustentable posible”

Respecto de la importancia de las mujeres en el rubro agrícola, Bettina considera que “La mujer es igualmente importante que el hombre y siempre lo ha sido, pero debe ser más reconocido e informado. No te puedo decir un área especial en donde nos podemos desarrollar mejor, (tenemos las mismas capacidades para todo) eso en realidad lo debería determinan nuestros conocimientos, experiencia y ganas de trabajar y que no esté estipulado previamente. Lo que es importante es poder igualar la cancha para que todas las mujeres tengan las mismas oportunidades y puedan salir a trabajar de igual manera que un hombre”, finalizó Bettina Stengel.

Maite Muñoz: Temporera

Maite lleva apenas dos temporada trabajando en la cereza; es madre soltera, su hijo tiene 8 años, y llegó a este rubro buscando una mejor remuneración: “Llegué porque se ganaba más plata cosechando que en otras cosas; al principio me costó bastante, yo hacía control de calidad antes, entonces por lo menos igual tenía costumbre de andar con escala, pero no trabajando rápido, además como hacia control de calidad era muy selectiva al principio“.

La reciente temporada de cerezas fue su segunda vez trabajando en la cosecha; se levantó durante tres meses a las 4 de la mañana para dejar a su hijo y sobrino tomados de desayuno y partir al trabajo junto a su hermana: “Pasamos por muchos huertos esta temporada, anduvimos en Romeral, Sarmiento, en Marengo“.

Maite señala que el trabajo de temporada es fundamental para vivir el resto del año: “Me ayuda mucho a afirmarme económicamente para los meses malos; la única temporada en la que puedo ganar plata es en la temporada de cerezas, entonces ahorro y después en el invierno voy sacando”.

“Despierto a mi hijo, le doy el desayuno y él queda durmiendo… y ahí me voy a trabajar”.

Reconoce que no ha sido fácil; tener que dejar a su hijo solo durante las mañanas es el costo que debe pagar para poder trabajar y llevar el sustento a casa; afortunadamente cuenta con el apoyo de su hermano, quien la ayuda con el cuidado del menor. Agrega que además ha debido familiarizarse con trabajar sobre una escalera, lo que le ha costado varias caídas, por suerte, sin efectos graves.

“Lo primero es que uno tiene que fijarse en la escala, yo que me caí un par de veces; recomiendo poner bien la escala, si uno no sabe ponerla como corresponde uno no va a a cosechar bien; nosotras las mujeres somos muchos más delicadas, le ponemos mas dedicación, somos mas limpias para trabajar, quizás somos un poco más lentas, pero es porque trabajamos en limpio”, puntualizó Maite.

Valeria Lepe: Asesora y consultora especialista en nutrición de especies frutales

Ingeniero Agrónomo, académica, Presidenta de la Corporación Pomanova y Cherrynova, Magíster en Horticultura, Consultora en nutrición frutal, expositora en los más importantes eventos relacionados con la agroindustria, integrante del GTT “Frutales & Gestión 21”, son algunos de los antecedentes del abultado currículum de Valeria Lepe.

Smartcherry conversó con ella, como parte del homenaje a mujeres ligadas a la industria agrícola y, en especial a la producción de cerezas. Valeria se refirió al rol de las mujeres en la agroindustria y a cómo ha crecido la participación de la mujer en dicha área: “Cada vez vemos a más mujeres en distintos roles en la industria frutícola, aportando su conocimiento y trabajo comprometido en busca de mejores resultados productivos”.

Sin lugar a dudas Valeria es referente en su área, título que se ha ganado a punta de esfuerzo, haciendo las cosas bien y siendo resiliente: “El camino debe ser siempre un gran profesionalismo y potenciando un trabajo en equipo entre hombres y mujeres, con miradas complementarias en busca de soluciones conjuntas. Aporte, trabajo constante y nunca darse por vencida si algo no resulta, en mis términos le llamo trabajo hormiguita”.

“Siempre se puede volver a comenzar”.

¿Cuál crees que es la importancia de las mujeres en el rubro agrícola y, en especial, en la industria de la cereza? fue otra de las preguntas que le hicimos la especialista en nutrición de especies frutales, a la cual respondió: “Las mujeres tienen mucho por seguir aportando en la industria de las cerezas; pues las exigencias productivas seguirán siendo máximas para la próxima temporada”.

En este nuevo 8M, día en que se conmemora el día de la mujer, Valeria Lepe entregó un importante mensaje: “Me gusta el concepto de construir miradas conjuntas entre mujeres y hombres y no mundos paralelos; siempre como mujer expresando nuestras miradas diferentes y nunca perdiendo esa visión sensible; creo que podemos complementar perfectamente lo que hacemos”, concluyó.

Compartir

Noticias Relacionadas

Actualizado al 20 de mayo.
Compartir

Otras noticias

Actualizado al 20 de mayo.
El próximo 13 de junio, nuestro proveedor Agriplastics Community estará presentando un webinar vía Zoom...
Durante la primera semana del mes de mayo, el equipo de Greenhas Chile estuvo en...