¿Qué nos espera y qué debemos proteger en este próximo verano extremo en nuestros cerezos?

¿Qué nos espera y qué debemos proteger en este próximo verano extremo en nuestros cerezos?

Por Víctor A. Donoso Palma, Gerente Fundador VADPAGRO (www.vadpagro.cl).

Hace muchos años que venimos escuchando del cambio climático y estamos sintiendo que la naturaleza se manifiesta con mayores intensidades en invierno y verano. El cambio climático es una preocupación global, ya que la temperatura es un factor crítico para el éxito de la agricultura y crecimiento de los cultivos. Mantener los cultivos a la temperatura adecuada, es esencial para su desarrollo saludable, pero la creciente subida de temperaturas, representan una creciente amenaza para los agricultores y sus cosechas. Cada planta tiene su propio rango de temperatura óptima, por encima o por debajo del cual su crecimiento se ve comprometido. Las temperaturas adecuadas, permiten que las plantas realicen procesos esenciales como la fotosíntesis, absorción de nutrientes y la transpiración. Cuando las temperaturas son demasiado altas o bajas, estos procesos pueden verse afectados negativamente.

En general, en el caso que nos preocupa en este artículo, las temperaturas más cálidas, tienden a acelerar el crecimiento de los cultivos, pero si son excesivas, pueden causar estrés térmico, radiativo e hídrico, haciendo que la producción pierda valor en el mercado. Por lo tanto, mantener los cultivos dentro de su rango de temperatura óptima es esencial para garantizar un desarrollo saludable y una cosecha abundante y rentable. 

Otro problema relacionado con la subida de temperaturas es el aumento de las quemaduras por el sol en los cultivos. Las altas temperaturas y la intensidad de la radiación solar pueden dañar la superficie de las hojas y los frutos de las plantas; este daño las puede debilitar y hacerlas más susceptibles a enfermedades y plagas. 

Recuerdo que, a finales de junio de este año, recibimos la visita de unos amigos mexicanos de GlobalMet; ellos nos advirtieron y pronosticaron, todo lo que se venía para el segundo semestre de este año en Chile y la verdad es que no se equivocaron; fenómeno del niño en cuanto a las lluvias de junio y agosto, la menor cantidad de eventos de heladas, menor acumulación de horas frío, la isoterma cero alta, la menor cantidad de grados día para finales de invierno y primavera, las lluvias tardías de este último trimestre del año y las excesivas temperaturas de nuestro verano en el hemisferio sur. Me contaban los muchachos de GlobalMet, que cuando ellos viajaron a Chile desde el estado de Sonora, Hermosillo en México, salieron con temperaturas cercanas a los 50 °C, y eso fue la última semana de junio de este año 2023.

En la gran mayoría de los casos, lo que sucede en el hemisferio norte, muchas veces se repite en el hemisferio sur; y ya para el primero de diciembre empezamos el verano meteorológico y vienen pronosticadas altas temperaturas, altas radiaciones, baja humedad relativa y estas tres condiciones en conjunto empeorada por vientos que provocan deshidratación en planta y fruta.

Una excesiva radiación solar afecta a frutas y hortalizas, provocando quemaduras y lesiones tanto en hojas, tallos, troncos y en el fruto en sí mismo; estos daños provocados por golpes de sol provocan millones de dólares en pérdidas, reduciendo la calidad comercial de la fruta y, por lo tanto, el rendimiento del cultivo. 

El daño causado por el sol es síntoma de un síndrome general, llamado estrés térmico y radiativo; y con posibles consecuencias de estrés hídrico. Siempre nos hemos preocupado por entender cómo afecta el daño sobre el fruto, Sin embargo, se detecta que la afectación al rendimiento, a índices de sólidos solubles, a la obtención de mejores calibres, etc., es sobre el árbol o planta en global.

El exceso de energía fotoquímica que no puede ser utilizada en la fotosíntesis, se desvía a otras reacciones foto oxidativas, que generan radicales libres y daño en las células, por la síntesis de otras sustancias, por lo general ácidos.

La radiación solar está compuesta por luz infrarroja (sobre un 50%), visible (45%) y ultravioleta (4-7%). La infrarroja y la visible son las principales responsables del calentamiento de la fruta, mientras que la ultravioleta es responsable del bronceado.

Víctor A. Donoso Palma, Gerente Fundador Vadpagro y Felipe Erpel Godoy, productor de cerezas del campo Medalla de Oro, en Mallarauco, provincia de Melipilla; uno de los felices clientes con los resultados de EQUI-SUN.

Se pueden clasificar algunos daños causados por el sol en fruta ( ejemplo en manzanos )

  1. Daño por quemadura con necrosis: Es causado por el calor (estrés térmico), cuando la temperatura de la superficie de la fruta en la manzana llega a 48 ± 1 ºC durante 10 minutos. Las células mueren y más tarde aparece un color marrón o negro (tejido necrótico) o una mancha oscura con hundimiento.
  2. Pardeamiento o quemadura común: Típico síntoma de daño por sol que da como resultado un color amarillo, marrón o parche de color canela en la parte expuesta al sol de la manzana, las células no mueren y el daño inicialmente es superficial, aunque si realizamos una observación más profunda de la pulpa en el almacenamiento en frío, veremos que si existe daño. Este daño se produce cuando la temperatura de la fruta alcanza entre 42 a 47 °C durante una hora, dependiendo de la susceptibilidad de la variedad.
  3. Quemaduras por fotoxidación (o decoloración): Cuando la fruta que permanece a la sombra y se expone rápido a la luz directa del sol, es propensa a las quemaduras solares (árboles con alta carga). Igual pasa cuando las cajas de fruta cosechadas se dejan en una intensa luz solar directa durante un período de tiempo relativamente corto. La fruta expuesta muestra un sector decolorado blanquecino en la piel, que en unos días toma coloración marrón, negro y necrótico.

EQUI-SUN es un filtro solar transparente, totalmente libre de residuos, con gran capacidad estimulante del cultivo. Actúa formando un film transparente que permite prevenir el golpe de sol derivado de las altas temperaturas y radiaciones solares. Su mecanismo de acción ayuda a la hidratación de las células y la generación de clorofila para una mayor capacidad de protección contra el sol. A su vez el producto contiene filtros solares de origen natural, que reducen la incidencia del sol sobre el cultivo a la vez que ayuda a la persistencia del producto; y polisacáridos, que ayudan a prevenir el cracking de frutos.

Las principales ventajas de EQUI-SUN son: bajas dosis, mayor efecto protector de 30 días comprobados, menor costo por hectárea, producto cero residuo y cero depósito, aplicación con dron y todo tipo de máquinas de aplicación de caldos, no atraer ácaros, menor impacto ambiental y ecológico y producto validado con ensayos oficiales de asesores en Chile y Europa.

EQUI-SUN también ayuda a proteger la inducción floral, que corresponde a cambios fisiológicos que se producen en una yema y que condiciona su evolución a yema de flor; posteriormente, la diferenciación morfológica que sigue a dicho cambio y que conduce a la aparición de los primores florales, se conoce como diferenciación floral. Estos estados fenológicos se ven afectados por condiciones de alta temperatura sobre 28 grados celcius por más de 5 horas, alta radiación sobre 1600 micromoles , baja humedad relativa inferior al 30% y vientos que provocan deshidratación y también un posible estrés hídrico. El mecanismo de acción de EQUI-SUN es formar una buena fijación sobre la superficie del vegetal, con antioxidantes de pigmentos carotenoides, taninos y polifenoles, formando un film que absorbe y rebota la radiación solar en una longitud de onda entre 200 y 800 nanómetros de luz, protegiendo frente a un amplio espectro de radiación infrarroja y ultravioleta.

Con este film se aumenta la retención de agua en el interior celular, manteniendo la temperatura interior celular más baja, evitando la parálisis de la planta anticipadamente y sin manchar el fruto, una gran diferencia que le convierte en la mejor alternativa limpia con respeto al caolín.

Además, Equi-sun contiene polisacáridos de bajo peso molecular que favorecen la formación de pectinas, que son el principal componente de la pared celular, aportando: Elasticidad celular (Ca2+, B+), turgencia, equilibrio iónico, movilizar sales y fluidos (Ca2+, B+, Fe2+) reduciendo la presión interior y el cracking.

EQUI-SUN también ayuda en el aporte de reservas de almidón, ya que el producto contiene dicho elemento, además de celulosas y azúcares. Es importante indicar que EQUI-SUN es un potenciador de la fotosíntesis transformando la energía solar en azúcares y dándole a la fruta un aumento de 1  grado Brix, mejorando su condición organoléptica.

Es un producto resistente al agua: larga persistencia; a diferencia del Caolín, no mancha el cultivo tras su aplicación no requiere posterior lavado de frutos; a diferencia de otros filtros solares del mercado no atrae ácaros, aumento de elasticidad celular previniendo la aparición de partiduras y ahorrando costos de producción, aumenta la fotosíntesis permitiendo una mayor producción de azúcares y mejor equilibrio nutricional, transformándose en mejor calidad organoléptica del fruto,: es bioestimulante y anti-estrés, reduce la temperatura del cultivo evitando la parada vegetativa anticipadamente y permitiendo una mayor calidad y sabor del fruto; EQUI-SUN se puede aplicar en todo tipo de cultivos, tiene buena fijación, lo que le permite tener una larga persistencia, además es un producto respetuoso con el medio ambiente y la fauna útil (Bombus, Orius, Swirskii, Nesidiocoris…)

En resumen, EQUI-SUN ayuda en la disminución de Cracking y golpe de sol, protege la inducción floral en precosecha; y también ayuda a proteger la diferenciación de yema y aporta reservas de almidón en postcosecha.

Por último, EQUI-SUN en octubre de 2022 tuvo un reconocimiento en la Fruit Attraction en Madrid, España, siendo finalista de Innovation Hub Awards 2022, por ser un producto innovador en la categoría de acciones de sostenibilidad y compromiso, categoría que es clave para el buen funcionamiento y futuro de nuestro planeta.

Los reconocimientos del producto no solo están en Chile, ya es un producto reconocido en Europa, gracias al trabajo de Deygest SL y el centro de investigación de la facultad de bioquímica de la Universidad de Barcelona quienes realizan toda la investigación y desarrollo de este y otros productos más presentes en Chile y en el mundo.

Compartir

Noticias Relacionadas

BION®️ 50 WG es un destacado activador de plantas sistémico, recomendado para la protección preventiva...
Por: Sebastián A. Véliz González Gerente Zonal Región del Maule VADPAGRO; Colaboración: Alejandro Riveros Milla, Departamento I+D Fervalle; Carlos José Donoso Palma, Departamento Técnico Geofrut.
Compartir

Otras noticias

BION®️ 50 WG es un destacado activador de plantas sistémico, recomendado para la protección preventiva...
Por: Sebastián A. Véliz González Gerente Zonal Región del Maule VADPAGRO; Colaboración: Alejandro Riveros Milla, Departamento I+D Fervalle; Carlos José Donoso Palma, Departamento Técnico Geofrut.
Luego de la cosecha en cerezos es muy importante favorecer procesos metabólicos y fisiológicos que...
En colaboración con CABUD y Sembrador Capital, Ceres llevó a cabo un día de campo...
¡Nuevo estreno!